El Salvador Noticias

Escasez de maíz y frijol por sequía, Gobierno sin plan de contingencia

Scroll down to content

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) informó ayer que el país está en medio de un cuarto periodo de sequía debil, luego de una escasa lluvia en los últimos cuatro días.

La institución mide las sequías cuando no hay lluvias abundantes en cinco días consecutivos, ahí es una sequía débil; mientras que cuando las lluvias se reducen en un periodo de 15 días se convierte en una sequía moderada.

Según la meteoróloga de Medio Ambiente, Sandra Martínez, este nuevo periodo seco es debido al flujo de vientos que vienen del Este, que han impedido que se desarrollen las ondas tropicales pronosticadas.  “Todas las ondas tropicales vienen acompañadas de vientos rafagosos, de lluvias torrenciales y de fuerte actividad eléctrica, que es muy característico, pero cuando tenemos este viento acelerado, las hace que no alcancen el desarrollo óptimo para darnos estas tormentas y las inhibe”, explicó ayer la experta.

Según el último informe del ministerio, en las últimas 24 horas que monitorearon solo reportaron 25.2 milímetros de agua lluvia.

Martínez explicó que cada milímetro es un litro de agua derramado en un área de un metro cuadrado. “Dimensionémoslo en el territorio, imaginemos que estamos pronosticando 25 milímetros de lluvia caída acumulada en toda la zona oriental, quiere decir que por cada metro cuadrado en la zona oriental cae un litro de agua de lluvia”, explicó.

Asi, la cartera de Estado ha reportado que en los últimos cuatro días, el país solo ha recibido 57.6 milímetros de agua, principalmente en la zona occidental y norte del país.

La experta explicó que todo el año ha tenido un déficit de lluvias, debido al fenómeno de El Niño, el flujo de vientos del este y los polvos del Sahara, principalmente, a esto se le agrega el calentamiento global.

El informe señala que las condiciones de humedad son “adecuadas”, pero en los próximos 10 días podrían llegar a un “exceso ligero”.

Sin embargo, el panorama podría cambiar para este fin de semana, cuando se prevé que ingrese un sistema de baja presión, es decir, mucha humedad que podría presentarse como un temporal, con lluvias persistentes y ciertos claros.

Ayer, la zona oriental experimentó una  temperatura máxima de 38 grados centígrados con una sensación térmica de 41 grados y la capital tuvo una temperatura de 33 grados centígrados, con un confort térmico de 36.

A %d blogueros les gusta esto: