El Partido Cambio Democrático evadió el pago al fisco, cambiando de nombre

Cambio Democrático no es ciertamente el único cadáver político que le debe al Fisco y al Estado Salvadoreño, a través de la historia política de El Salvador, muchos de estos partidos han optado por cambiar sus nombres y mutado en logos y formas para evitar desaparecer. Sin embargo, durante la transición, quedaron en el olvido las deudas de dichos institutos políticos con el Estado Salvadoreño, siendo también una forma de quedarse con el dinero que no les pertenecía.

¿Alguien sabe si Convergencia Democrática -que cambió su nombre a Centro Democrático Unido (CDU) y luego a Cambio Democrático (CD)- ya pagó el reintegro de la deuda política que no pagó en 1997? Y no es el único cadáver endeudado, por cierto.

Anuncios