El aterrador secuestro de una madre y su hijo (Detalles escabrosos)

El secuestro de una madre hondureña y su hijo tuvo un feliz final tras un mes de encierro y pesadilla.

La mujer latina de 24 años y su bebé de ocho meses estuvieron secuestrados, en la casa de un hombre que las autoridades dijeron podría haberla traído al país.

La joven hondureña y su bebé pasaron más de un mes atrapados por este hombre de 54 añosen su casa en la comunidad de Willard, en el este de Carolina del Norte, a 100 millas de la ciudad de Raleigh.

La llamada de auxilio que salvó su vida

“Estoy encerrada en una casa y ando con un bebé. No me dejan salir”, dijo llorando la mujer, según grabaciones de audio de la llamada al número de emergencias 911 a las que tuvo acceso Noticias Telemundo. “Me puso una pistola eléctrica. El otro día me quise escapar y me metió del pelo con la pistola”.

James Bryan Peterson mantuvo a sus víctimas en la cochera de su casa en un inicio, pero el 1 de agosto las trasladó a otra locación a unas 100 yardas de su casa.

Así fue el secuestro de la madre y su hijo en Carolina del Norte

Paterson electrocutó múltiples veces a la mujer hondureña con un arma aturdidora y le apuntó con una pistola. Así abusó sexualmente de ella, informó la policía.

Pero la mujer consiguió un teléfono y un camino hacia la libertad para ella y su bebé.

El 9 de agosto, el sheriff de la policía del condado de Pender recibió una llamada del número 911 del servicio de emergencias, reportando la situación desesperada de una mujer que se encontraba secuestrada a punta de pistola.

En la llamada ella dijo que el sospechoso era quien la había traído desde Honduras

. “Pensamos que alguien la trajo al país con el propósito de hacer trabajos forzados o esclavizarla sexualmente”, dijo Benjamin David, fiscal de Pender. Las autoridades creen que podría haber más víctimas como ella.

Las acusaciones contra el pervertido sexual

Inicialmente Peterson fue acusado de agredir físicamente a una mujer, con acusaciones por ofensas sexuales y por apuntar un arma. Y fue liberado tras pagar una fianza de $20,000 dólares mientras continuaba su proceso penal.

Sin embargo, cuando la policía cateó su casa encontró evidencia de los crímenes atroces que Peterson había cometido contra su víctima indefensa. Lo arrestaron nuevamente y lo acusaron de trata de personas por un adulto y un menor de edad, secuestro en primer grado, servidumbre involuntaria, servidumbre sexual, privación ilegal de la libertad y secuestro en segundo grado.

Los vecinos dijeron a la estación de local que era normal ver gente entrar y salir de la parte de atrás de la casa de Peterson, porque había una compañía de paneles solares.

“Estaba conmocionada”, dijo Ashley Garganus, la vecina de la puerta de al lado. “No esperas que estas cosas sucedan aquí y luego enterarte de que era tu vecino, da mucho miedo”.

Actualmente Peterson se encuentra preso bajo una fianza de dos millones de dólares.

Anuncios