Grupo Alba, funciono como la financiera de ministros, políticos y empresarios pro Bukele

En 2016, Alba Petróleos reportó en sus estados financieros que entre sus deudores estaba el entonces director de Política Económica y Fiscal Nelson Eduardo Fuentes Menjívar, que también era asesor de despacho del Ministerio de Hacienda Carlos Cáceres. En 2016, Fuentes debía $72,411, un saldo menor al del año 2015, el primer año que esta empresa reportó esta deuda: para ese año el saldo era de $75,360.

Dos años después, el 1 de abril de 2018, Fuentes fue nombrado ministro, cargo que ocupó durante el último tramo de la administración de Salvador Sánchez Cerén y que aún conserva. El Faro reveló el pasado mayo que Fuentes recibe un salario que duplica el que por ley corresponde a un ministro, a pesar de que oficialmente desempeña el cargo ad honorem.

“Como personal natural busqué la opción de crédito que se adecuara a mis posibilidades de pago. Esa era la más conveniente para mi capacidad de respuesta económica familiar. Las condiciones (del préstamo) fueron del 6% para 12 años”, respondió Fuentes el 9 de septiembre de 2019.

Según el ministro, la deuda con Alba continúa vigente, aunque espera saldarla pronto. “El préstamo lo estaré saldando en los próximos días en su totalidad, a través de un crédito personal con una institución del sistema financiero. Por mi parte, he intentado cancelarlo desde meses atrás, pero la institución aún estaba pendiente de formalizar la recepción de mi pago final”, dijo.

Una fuente que conoce la investigación por lavado de dinero de la Fiscalía, y que acepta comentarlo con la condición del anonimato, asegura que todos los préstamos que dio Alba a sociedades y personas están siendo analizados. Consultado sobre este caso, Fuentes declaró: “mi contratación del crédito no tiene nada que ver con alguna investigación que las autoridades estén teniendo sobre la empresa”.

Entre 2009 y 2016, Alba Petróleos, fundada por alcaldías bajo la bandera del FMLN y por la empresa estatal venezolana PD Caribe, creó un fondo millonario para entregar más de un centenar de préstamos a sociedades y personas naturales en El Salvador. En 2009, Alba Petróleos destinó 3 millones de dólares para este tipo de préstamos, pero en 2016 -el último año en el que reportó balances- el saldo que aún no había podido cobrar a sus deudores ascendía a 522 millones de dólares.

La firma legal Fernández y Fernández Asociados, a cargo de las auditorías de Alba, advertía en los estados financieros de la compañía correspondientes a 2016 que la empresa no estaba preparada para el escenario de no recuperar ese dinero. “La empresa no ha efectuado registro de Provisión por irrecuperabilidad ni deterioro de sus instrumentos Financieros Activos representados por los Préstamos por Cobrar (…) los que totalizan $522,109,445, cuyo efecto en los estados financieros no se puede determinar”, dice la opinión de los auditores recogida en documentos oficiales.

Durante los gobiernos del FMLN, Alba tuvo en planilla de deudores a otro alto funcionario: el entonces ministro de Economía, Tharsis Salomón López, que a través de la Dirección de Hidrocarburos y Minas está encargado de establecer los precios de los combustibles y debe regular y supervisar las operaciones de hidrocarburos en el país.

Aunque Tharsis Salomón suscribió su primer préstamo con Alba cuando no ocupaba cargo público, su deuda creció estando ya en la cartera. En 2013 suscribió a título personal una deuda de $763,240. En 2015, cuando llevaba un año como ministro de Economía, su deuda se había duplicado: debía $1,446,604. En 2016 estaba cerca de pagarla: ya solo debía $363. Pero ese último año, Grupo Rayo, empresa de la que Salomón López era Director Presidente, recibió un préstamo de $2,798,087 de Alba Petróleos.

El 9 de septiembre de 2019, Salomón López respondió a El Faro que no haría comentarios sobre este tema. En agosto de 2014, Salomón López respondió a Diario El Mundo que no veía que hubiera conflicto de interés.

La política interna de Alba Petróleos para la entrega de créditos, según consta en el estado financiero de 2016, era incluir en la toma de decisiones a dirigentes del FMLN con cargos de dirección en la empresa. En el comité que autorizaba préstamos de entre $0.01 a $300,000 participaba el entonces ministro de Agricultura, Orestes Ortez.