Indígenas guaraníes resisten en un terreno al norte de Sao Paulo, su territorio esta en disputa con una constructora

Tenda planea construir un complejo de edificios en el que habrá alrededor de 880 apartamentos. Los guaraníes se oponen a esta obra y exigen que en el lugar se establezca un parque ecológico y un monumento a la cultura guaraní.

Este martes, un grupo de indígenas de la etnia mbyá guaraní, acompañado de miembros de movimientos sociales, intensificaron su protesta en un terreno cercano a su comunidad de Jaraguá, al norte de Sao Paulo, en Brasil, para evitar que una constructora retome el área para edificar. 

En la zona, la constructora Tenda planea construir un complejo de edificios, con 11 torres, en el que habrá alrededor de 880 apartamentos. Los guaraníes se oponen a esta obra y exigen que en el lugar se establezca un parque ecológico y un monumento a la cultura guaraní, reseña G1.

Los indígenas ocuparon el lugar el pasado 30 de enero, para frenar el trabajo de la empresa, que ya había comenzado con la tala de árboles nativos, causando daños a la flora y la fauna del lugar, según denunciaron los manifestantes.

Además, indican que no hubo consulta previa, violando el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), del cual Brasil es signatario y que obliga a los Estados a consultar a los pueblos indígenas en caso de llevar a cabo intervenciones en sus tierras.

Pero este martes, la policía ha llegado hasta el lugar para desalojarlos y que la empresa retome los trabajos en el lugar.

Ante ello, los manifestantes armaron un cordón humano, cantaron y profirieron oraciones, e impidieron el avance de las fuerzas de seguridad.

En proceso judicial

Tenda sostiene que tiene autorización de las autoridades locales para realizar la obra en los terrenos que adquirió. Según señala, en un comunicado enviado a la prensa, el proyecto prevé la preservación del 50 % del área y aclara que le dieron luz verde para cortar 528 árboles, con la condición de replantar 549 en la zona y donar 1.099 plántulas al municipio de Sao Paulo.

Por su parte, el ayuntamiento de Sao Paulo informó que la Secretaría Municipal de Licenciamiento aprobó la construcción de la obra el 10 de enero de este año y que el terreno no está sobre un área indígena, por lo que no era necesaria una consulta previa, reseñó Folha de S. Paulo.

Sin embargo, la continuidad de las labores en la zona está ahora en proceso judicial, luego de las demandas presentadas por los guaraníes, el Ministerio Público Federal y la Defensoría Pública, tanto nacional, como la del estado de Sao Paulo.

La semana pasada, la Justicia Federal decidió detener las obras hasta el 6 de mayo, fecha en que se celebrará una nueva audiencia sobre este caso.

La constructora informó que acata esa orden judicial, pero denunció que su sede en Sao Paulo fue invadida por líderes indígenas que, armados con arcos y flechas, intimidaron a los trabajadores.